QUIENES SOMOS


El Valle de Casablanca es una de la zonas más prestigiosas para la producción de uvas de clima frío, Ubicado a 70 kms al oeste de Santiago, está a menos de 25 kms del Océano Pacífico. Gracias a la infuencia fría de la Corriente Oceánica Humboldt, que recorre la costa chilena, en las mañanas las neblinas y las bajas temperaturas permiten que las uvas conserven su frescura frutal y acidez elevada.

En 1989, Thierry Villard fundó en este Valle la que será considerada la primera viña boutique de Chile. Durante ya tres décadas Villard ha sido reconocida como una de las mejores bodegas de Casablanca. Y desde hace más de diez años, con una solidez propia de quien conoce en profundidad las características de su territorio y el terroir, la segunda generación de la familia ha innovado con nuevas técnicas enológicas para crear nuevos vinos super premium de gran estructura y elegancia.

Por Jean-Charles Villard.

Mi padre Thierry Villard nació en Francia, mas vivió la mayor parte de su juventud en Suiza e Inglaterra. A los 19 años abandonó su hogar para descubrir el mundo y a los 20 años ya se encontraba en Australia. Al cabo de un año, decidió partir a América del Sur. Tras una travesía por mar desembarcó en Panamá y luego viajó por tierra hasta llegar a Chile. En este país conoció a mi madre, se casaron tras 7 meses de noviazgo y luego repitieron la ceremonia en París, desde dónde comenzaron otra aventura,  en pareja, en 1972.

 

Adquirieron un auto Volkswagen Beetle y condujeron hasta Kabul, Afganistán. Allí debieron venderlo pues enfrentaron el cierre de fronteras entre Pakistán e India por la guerra. Continuaron su viaje por Asia a Singapur por transporte público, y allí se embarcaron hacia Perth, Australia. Recorrieron el país hasta Melbourne en el estado de Victoria, adonde se reunieron con el hermano de mi madre, destacado enólogo que había emigrado a Australia un año antes siguiendo los consejos de mi padre.

Muy pronto, en 1973, Thierry comenzó a trabajar para Orlando Wines, en Melbourne, una de las bodegas más grandes del país, a cargo del desarrollo de una nueva división de importación de vinos y destilados. Ganó mucha experiencia en ventas en los segmentos On trade, Off trade, Clientes Principales, Mayoristas. Tiempo después asumió como Gerente de Ventas en Morris Wines, bodega boutique subsidiaria del grupo, para finalmente desempeñar el mismo cargo de regreso a Orlando Wines, un año después.

 

En 1980 fue transferido a la oficina central en Adelaida para desempeñarse como Gerente de Productos en el Departamento de Marketing, a cargo de la división de importaciones, vinos premium y la bodega boutique Morris Wines. Un año después, en 1981 se agrega el cargo de Gerente de Marketing para Exportación, creando entonces el Departamento de Exportación y desarrollando los primeros contactos comerciales con clientes. 

 

Esto llevó a que en 1984 su trabajo se concentrara en exportaciones, siendo relevado de sus responsabilidades con el mercado nacional. Como Gerente de Exportaciones estableció una red de importadores, agentes y distribuidores en Asia, Europa y EEUU.

Fue el responsable del lanzamiento en Reino Unido de la primera campaña mediática internacional de Jacob’s Creek, una de las marcas más famosas de Australia.

 

Durante los años 70 y 80, la familia hizo muchos viajes a Chile por vacaciones. En esas estadías Thierry se reencontraba con sus conocidos y amigos de la industria del vino local, y comenzó a convencerse de que debía iniciar su propia empresa vinícola. Ya en 1989 estaba claro de que el país contaba con una economía cada vez más firme y próspera, y que el vino chileno tenía una calidad que lo haría ser considerado un "descubrimiento" en el mercado europeo.

 

Así que a fines de 1988 decidió renunciar a su trabajo, dejar esa vida forjada en Australia y, junto a su esposa y dos hijos nacidos en ese país, comenzar una nueva aventura de regreso en Chile.

 

Comenzó trabajando como consultor del área de exportación para varias bodegas, como CyT y Emiliana, entre otras. Para estas viñas era más que valiosa su experiencia y gestión en la apertura de nuevos mercados, la creación de marcas de categoría mundial y el levantamiento de la imagen de Chile como productor de vinos finos.

 

Y ese año también fundó Villard Fine Wines, orientada únicamente a la producción de vinos premium. 

Paralelamente comenzó a ser el representante de la Tonelería francesa Nadalié, con la cual se asoció con el objetivo de producir y distribuir barricas en Chile y América Latina; esto nos ha permitido seleccionar las maderas de roble ideales para nuestras propias barricas y adecuarlas a cada uno de nuestros vinos. La Tonelería es hoy un actor importante en la industria del vino en Chile y es dirigida por mi hermano mayor Sebastien.

 

Para Thierry era fundamental hacer vinos blancos de categoría premium y también producir Pinot Noir, variedad que era practicamente inexistente en esos años en el país. El Valle de Casablanca cuenta con todos los atributos climáticos para producir estas uvas. A principios de los años 90, el Valle de Casablanca era desconocido y sólo unos pocos productores y bodegas mostraban algún interés en su potencial. Era tentador ser casi un pionero en un territorio inexplorado por los viticultores.

 

Como imaginarán, crecí en un entorno totalmente inmerso en la cultura del vino.

 

Estudié 3 años de Agronomía en Chile y luego 2 de Viticultura y Enología en Burdeos, Francia.

  • En el año 2000 a la edad de 22 años hice mi primera vendimia en otro continente, en la bodega Mc Williams, ubicada en Hunter Valley,  Australia.
  • El año 2001 en Sudáfrica, en Villiera Estate.
  • 2002 Burdeos, Francia, en Vignobles Despagne.
  • 2003 nuevamente en Vignobles Despagne, para su proyecto Girolate.
  • 2004 Chateau Palmer, Burdeos.
  • 2005 comencé a trabajar con mi familia en Villard.
  • 2005 enEmilia Romana, Italy, en La Stoppa winery.
  • 2007 en Beaujolais, con Christophe Pacalet y Marcel Lapierre.
  • 2009 Borgoña, en Chateau de la Tour en Clos Vougeot. 


Actualmente trabajo con Anamaria Pacheco, quien ha sido nuestra enóloga desde 1997; los vinos Villard son nuestra creación conjunta. Thierry es el gran juez en las mezclas finales y el consejero principal, lo que nos hace un equipo fantástico. Juntos nos hacemos cargo de las ventas internacionales y yo del mercado nacional. Mi madre supervisa la administración de nuestra empresa y la logística.


En un país donde la mayor parte de las bodegas pertenecen a grandes compañias y corporaciones, nosotros somos una verdadera viña boutique familiar,